"......confidencialidad, discreción, eficacia......"

Investigadores sin licencia

La desarticulación de una agencia de investigadores se salda con un arresto
21/03/12
·         Noticia detectives

El detenido está acusado de supuestos delitos de intrusismo, falsedad documental y estafa
Fuente: europasur.es

Agentes de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía han detenido C. D. O. R., de 37 años, como supuesto autor de los delitos de intrusismo profesional, falsedad documental y estafa por el caso de la agencia de investigación desarticulada del que ya informó Europa Sur. La investigación comenzó a raíz de una denuncia sobre la posible actividad de un individuo como detective privado que carecía de la necesaria habilitación por lo que agentes procedieron a su identificación y detención.

La investigación determinó que este individuo ofrecía sus servicios a través de internet a través de una empresa llamada Grupo Alpuseprot. Por otra parte, otro individuo fue investigado por la comisaría de Cádiz pues impartió unos cursos y expidió, a la conclusión de los mismos, títulos sin estar habilitado para ello, por lo que eran falsos. El individuo investigado por la comisaría de Cádiz impartía los cursos bajo las siglas de Asociación Andaluza de Investigadores Privados, siendo delegado en el Campo de Gibraltar el detenido C. D. O. R. Esta asociación no aparece en el Registro Mercantil, ni existe el CIF en la Inspección Provincial de Trabajo de Cádiz.

Los agentes concluyeron que C. D. O. R. no está habilitado para realizar estos trabajos de detective privado. Así pues se le imputan los delitos de intrusismo profesional como ha quedado reflejado, el de falsedad documental por presentar documentos falsificados y ficticios y el de estafa a los clientes cobrando dinero a sabiendas de que no estaba capacitado para realizar este tipo de trabajos. Los agentes encargados de la investigación efectuaron un registro en el despacho del detenido, situado en el polígono de La Menacha de Algeciras.

Por otro lado, fue apresado I. J. A., de 34 años, por supuestos delitos de hurto, coacciones y allanamiento de morada. La inquilina de una casa en la calle Caireles denunció que no pagaba al propietario de su vivienda el alquiler desde noviembre al quedarse sin empleo y que el propietario había entrado en varias ocasiones en su domicilio sin su permiso y en ausencia de ella.